Restaurantes

Los restaurantes coreanos especializados en carnes más populares de Nueva York

Es hora de conseguir bulgogi.

8/6/2022
9 minutos de lectura
Ms Ohho

Desde hace tiempo, el Koreatown de la ciudad de Nueva York, en la calle 32 y sus alrededores, está repleto de increíbles lugares de barbacoa coreana. Ahora, las deliciosas carnes asadas y los tazones de piedra se han extendido por la ciudad, desde Manhattan hasta Brooklyn, en lugares que van desde restaurantes informales hasta restaurantes ganadores de estrellas Michelin. Estos son algunos de los lugares más populares en DoorDash para obtener tu dosis de galbi. 

Cote

No es de extrañar que Cote, galardonado con estrellas Michelin, encabece esta lista. Este restaurante de Flatiron combina un restaurante estadounidense especializado en carnes de primer nivel con el exclusivo bacanal de barbacoas de K-Town. Por supuesto, se sirve la mejor carne, Wagyu y USDA Prime; la mejor manera de saborearla es ordenar Ultimate Steak Feast at Home for Two, que viene con cuatro cortes asados de primera calidad, como ojo de bife madurado y galbi; dos estofados favoritos (uno salado y otro picante); ensalada de cebolleta; tarta y pepinillos picantes; kimchi y un kit de ssam para armar tus propios wraps. Si no quieres extralimitarte, el bowl de galbi USDA Prime, con arroz y esos encurtidos caseros, es otra opción para probar su barbacoa coreana. Como en cualquier gran restaurante estadounidense especializado en carnes, se sirve una ensalada de cuña; a diferencia de la mayoría de estos restaurantes, la ensalada viene cubierta de aderezo de sésamo y chalotes crujientes. Sin embargo, mantuvieron la tradición e incluyeron una generosa porción de trozos de tocino.

Cote - Butchers Bowl

MS. OHHO

Durante más de una década, OHHO se ha dedicado a la cocina coreana auténtica y sin pretensiones, que resalta los ingredientes y las recetas de calidad que se han transmitido de generación en generación. De manera intencional, no intentan inventar nada nuevo en los platillos familiares, como el bulgogi (ojo de bife tierno en rodajas finas y champiñones marinados en salsa picante de la casa OHHO) o el sofrito de fideos de batata, jabchae. Ordena cualquiera de estos platos y verás que son los clásicos con razón. 

Slow Loris

Slow Loris va más allá de la barbacoa coreana tradicional e incluye una selección de platos favoritos japoneses. Del lado coreano del menú, nos encanta su galbi de carne asada con kimchi y arroz, y sus alitas de pollo frito coreanas. La sección japonesa incluye un delicioso tazón de chirashi y una lista de creativos rolls (el hawaiano combina atún picante con carne de cangrejo, aguacate y tempura de camarones). Los indecisos pueden optar por el Slow Loris Combo: bibimbap y sushi.

Little Dokebi

Dado que la mayor parte de la carne y los productos provienen del cercano valle de Hudson, la calidad es una prioridad para este café coreano en Greenpoint. Su oferta de barbacoa es amplia: ojo de bife, panceta de cerdo, camarones tigre gigantes. Su galbi (costilla corta) es excelente, y puedes ordenarlo solo o en un burrito o taco. También te recomendamos un abundante estofado de kimchi chigae para acompañarlo. Si todo esto no fuera lo suficientemente tentador, también ofrecen un menú completo de alitas de pollo fritas coreanas: uno de los platos incluye un acompañamiento de aderezo de queso azul y zanahorias que son orgánicas y cultivadas localmente).  

Ssam Korean Bistro

Ssam Korean Bistro satisface las preferencias de todo el mundo en materia de barbacoa, algo que observarás cuando leas la larga lista de opciones asadas. Además del bulgogi y el kalbi habituales, sirven opciones exclusivas, como el calamar picante que viene frito en wok, con arroz y banchan. Los vegetarianos no se sentirán excluidos: el menú de bibimbap con piedras calientes incluye el dolsot de col rizada y tofu, un tazón de arroz cubierto con verduras salteadas, kimchi y daikon. 

spicy squid

Kang Ho Dong Baekjeong

Este lugar de Koreatown, que ha ganado elogios en todos los ámbitos (The Food Network, Grubstreet), otorga aún más importancia a la calidad de la carne que los restaurantes de barbacoa koreana promedio.  Baekjeong se traduce como “carnicero”, y en esa sección del menú puedes elegir entre una selección de carne cruda para preparar en casa. La propuesta tradicional se prueba mejor al ordenar una cena para DOS o CUATRO personas. Cada una viene con panceta de ternera o cerdo y todas las guarniciones: un estofado, como kimchi jigae; el distintivo queso de maíz coreano-estadounidense; banchan variados, quizás brotes de soja marinados y pepinos; arroz y wraps de lechuga. Recrear la clásica experiencia de la barbacoa coreana en pijama es algo que vale la pena probar.

Mokbar

Mokbar se enorgullece de usar ingredientes de temporada, uno de los sellos distintivos de la cocina tradicional coreana. El menú cambia constantemente para incorporar hallazgos interesantes del mercado ecológico o de los mercados coreanos de Flushing, y la mayoría de los artículos vienen con uno de sus kimchi caseros. Saborea su propuesta con un bibimbap repleto de verduras con daikon en escabeche, kimchi, champiñones shiitake, brotes de soja, espinacas y un huevo frito opcional. Esas verduras adicionales se pueden agregar al ojo de bife bulgogi o a la clásica barbacoa coreana para darle un toque más saludable. Los banchan son variados: brócoli al ajillo con tofu, batatas con mantequilla y miel, y ensalada de algas y pepinos. Existe la opción de convertir cinco banchan en una sola comida abundante y saludable. 

Barn Joo

En este gastropub de inspiración coreana se sirve un menú giratorio de alimentos caseros, que salen de la granja y van directo a la mesa, con un extenso menú de lo que ellos denominan “tapas”. Los platos más populares son sus alitas de pollo fritas orgánicas, que vienen en tres estilos: picantes y condimentadas, con ajo de soja, y con frutos cítricos, sal y pimienta. Su ensalada característica es contundente, con quinoa, almendras, un huevo, y frutas y verduras de temporada; los no vegetarianos deberían añadirle galbi, cerdo picante o bulgogi. Ese bulgogi también se sirve sobre pasteles de arroz picantes, o puedes agregarlo a los tacos o a un burrito envuelto en algas (a la hora del almuerzo). 

Insa

Insa es un lugar para ir de fiesta, conocido por sus salas de karaoke y sus ruidosas cenas en grupo, por lo tal vez no lo consideres como una opción obvia de entrega a domicilio. Pero te equivocarías, porque la comida es tan sólida como su ambiente. Los platos más populares son el bibimbap y su característico pollo frito Insa, entero o por la mitad, con doble fritura y servido sobre una salsa dulce picante, con o sin pepinillos. Consejo profesional: agrega una orden de champiñones fritos cubiertos de kimchi y miel. No importa lo que pidas, puedes especificar tus alergias y preferencias alimentarias, y ellos se adaptarán. 

Insa

Hanbat Korean Restaurant

Este lugar abierto las 24 horas ha sido un clásico de K-Town durante años, conocido por su versión sin pretensiones de la cocina casera tradicional y las grandes porciones. Los estofados son los platos que se destacan: el gam ja tang tiene un caldo picante adictivo con papa, cerdo y verduras, mientras que el picante soon doo boo chi gae, con tofu suave, verduras y un huevo, es la columna vertebral de la cocina coreana. Los tazones de piedras calientes y el bibimbap también son buenas opciones. El galbi puede tomarse una noche libre. 

Gunbae

Gunbae lleva las sensaciones de K-Town a Tribeca. Es una pena que no hagan entregas de sus máquinas de karaoke. Tienen deliciosas versiones de los platos clásicos: bulgogi bibimbap, kimchi de cerdo o jigae de tofu y mariscos, y panqueques de mariscos o kimchi. Prueba una variedad en uno de sus tres platos de muestra.

New Wonjo

La calidad de la carne en New Wonjo no se puede resaltar lo suficiente. Con más de una docena de variedades para elegir (incluida lengua de buey en rodajas y cinco versiones diferentes de costillas cortas) y la opción de que te las entreguen completamente cocidas o listas para cocinar, podrás preparar una copiosa barbacoa coreana en tu propio hogar. También hay muchas opciones más asequibles, incluidos ocho tipos de bibimbop y cuatro tipos de jigae. 

Antoya

Otro ganador de la distinción Michelin Bib Gourmand, Antoya (antes conocido como Samwon Garden) se esfuerza por superar sus límites. Hacen su propio kimchi: ocho tipos diferentes, todos disponibles para ordenarlos en frasco. ¿No te satisfacen los típicos panqueques coreanos? Sus panqueques están hechos con frijoles mung y tocino o mariscos. Hay un menú completo de barbacoa coreana casera (cortes de carne de primera calidad, en rodajas y listos para calentar); el Meat Package de Antoya es ideal para darse el gusto, con costillas cortas y panceta de cerdo, kimchi jigae, platos rotativos de guarniciones de verduras, salsas coreanas y arroz. 

Dons Bogam Original

En la mitad de la calle 32 se encuentra Dons Bogam Original, que se parece a todas las demás barbacoas coreanas en K-Town. Este restaurante ganó una estrella Michelin gracias a su perfecta ejecución de los platos clásicos, como el bulgogi, el bibimbap y el galbi, el plato más pedido. Nos encanta lo generosos que son con las verduras (champiñones, hojas verdes, zanahorias) que cubren las tiernas costillas cortas estofadas y el arroz del galbi; pedimos la opción picante y una entrada de panqueques de mariscos y albóndigas de cerdo al vapor. Quienes no deseen comer carne pueden probar el dolsot de tofu y champiñones, un abundante bibimbap con tofu salteado, champiñones y verduras.

Dons Bogam