Restaurantes

Este espeso e intenso curry tailandés siempre es parte de mi orden de Sticky Rice

El gang hung lay tiene especias intensas, es espeso y sabe aún mejor a la mañana siguiente.

3 minutos de lectura
4/1/2024
CxBlog-DD-2024-StickyRice

*Este artículo incluye menciones de tiendas o marcas que son socias de DoorDash, y DoorDash puede recibir una comisión si eliges realizar una compra de estas tiendas o marcas.

Si ordenas en la cantidad suficiente de restaurantes tailandeses de Chicago, comienzas a notar especialidades regionales en los diferentes menús. Algunos hacen referencia a la cocina costera, con un calamar entero a la parrilla o gang tai pla con pescado y textura similar a un estofado. Otros se enfocan en la destacada cocina de la región del este de Isan cerca de Laos, con sus salchichas fermentadas y ensaladas de papaya verde. En Sticky Rice, la mejor parte del menú se denomina “Plato del norte de Tailandia” y destaca recetas de la ciudad de Chiang Mai y la parte del país que limita con Myanmar. 

Me encanta todo el menú, pero lo más destacado, el plato que hace que este sea mi restaurante Thai preferido a la hora de ordenar comida, es un curry de cerdo llamado gang hung lay.No es cualquier curry de coco, es uno bien espeso.Tiene una salsa con una consistencia increíble que incluye lemongrass y galangal (jengibre azul).Lleva todas las especias cálidas que se pueden encontrar en un garam masala, además de tiras de jengibre y dientes de ajo con varias horas de cocción.¡Se me hace agua la boca!Tiene el sabor intenso que le da la pasta de gambas, algo del dulzor y la acidez del tamarindo, un fondo salado de las salsas de soja y pescado y, por supuesto, el picante de los chiles.Lo sirven sobre un colchón del aromático arroz jazmín, que te hace apreciar cada trozo de carne de cerdo de largas horas de cocción escondidos en el curry. 

En su preparación, este plato es muy similar a los curries birmanos en lo que respecta al uso de especias secas y la manera en que se forma el sabor base al freír las especias aromáticas y luego estofar el curry hasta que suelte su aceite. El gang hung lay es un excelente ejemplo de cómo las cocinas de frontera cobran vida propia: este y otros platos del norte como este son la versión tailandesa de la innovación que va más allá de las fronteras y podrías encontrar a lo largo de la costa adriática o en el sur de los Estados Unidos. 

Un poco de este intenso curry hace maravillas. Como mi orden típica de Sticky Rice también incluye una ensalada de papaya verde (siempre con un toque de jugo de lima), larb de pato asado con grasa, especialidad de la casa, y cualquier plato con fideos que me apetezca, siempre sobra. El curry mejora después de una noche en el refrigerador, y no me avergüenza admitir que las sobras recalentadas en el microondas y servidas sobre arroz con un huevo frito es mi desayuno ideal.