Compras

Un paseo por el tiempo: explorando el pequeño Tokio de Los Ángeles

Esta área de seis cuadras es la meca de la comida japonesa en Los Ángeles. Little Tokyo logra conservar la cultura local y adoptar un Japón cosmopolita.

14 minutos de lectura
25/7/2023
Cx Blog_DoorDash-LittleTokyo_feature

Es una tarde de descanso en el Little Tokyo de Los Ángeles, pero las tardes de descanso aquí siguen siendo bulliciosas. Dentro de las seis cuadras del vecindario, los faroles rojos y blancos se bambolean con la brisa mientras caminas por Japanese Village Plaza. En este camino sinuoso, abundan los escaparates con azulejos de color cobalto, que ofrecen okonomiyaki en capas al estilo de Hiroshima en Chinchikurin, bollos hinchados y rellenos de carne, y pan de natilla en Yamazaki Bakery, además de comida mexicana, japonesa y de todo el mundo en Sushi Gala, cuyas ofertas van desde ramen de carne hasta palitos de mozzarella y rollos Filadelfia. 

Little Tokyo, un vecindario impulsado por la comunidad y creado por generaciones de japoneses-estadounidenses, y un lugar de moda para los jóvenes angelinos, abarca dos visiones incongruentes de lo que puede ser un vecindario. Fundado originalmente en 1884, Little Tokyo es uno de los cuatro barrios japoneses históricos del país, entre los que se incluye a Sawtelle Japantown de Los Ángeles. Conectada por la tragedia y el éxito, la comunidad se mantiene unida, decidida a conservar la identidad distintiva del vecindario.

Little Tokyo también se ha convertido recientemente en un centro para una visión contemporánea de Japón. Ahora más que nunca, bandadas de jóvenes locales disfrutan de la escena, donde las nuevas tiendas venden bebidas, comida y productos de belleza y salud japoneses de moda. Sin embargo, justo al lado de las nuevas tiendas de boba y matcha, los comensales japoneses-occidentales y las tiendas de ramen ofrecen una mirada al pasado. Las abuelas japonesas, que han vivido en la zona desde los años 70, caminan junto a parejas jóvenes mientras compran en los supermercados locales.

Al mismo tiempo rebosante de juventud y rico en historia, Little Tokyo es uno de los pocos lugares de la ciudad donde puedes pasear por el tiempo. Creemos que los siguientes lugares muestran mejor las ricas ofertas de Little Tokyo. 

Clásicos de siempre

Daikokuya

Daikokuya, uno de los primeros locales de ramen en toda la ciudad, fue el primero en Los Ángeles en adoptar por completo el mundo cremoso, rico y untuoso del caldo tonkotsu de cerdo con toda la grasa. El miso picante es una alternativa fantástica, un poco menos intensa, que es apenas un poco más picante que el caldo normal. Completa tu experiencia con la deliciosa ensalada de col de la casa; su aderezo sorprendentemente liviano y dulce de soja y mayonesa ayuda a contrarrestar toda esa suntuosidad del cerdo.

Incluso después de 20 años, este ramen-ya de la vieja escuela es un lugar de peregrinaje para turistas y lugareños por igual, y una vez que pases por debajo del toldo amarillo del restaurante, te darás cuenta de por qué. Con sus carteles japoneses antiguos, puestos de madera y encimeras sencillas con vista a la cocina humeante y ruidosa, comer en Daikokuya te transporta a un momento diferente.    

Marugame Monzo

Justo al lado de Daikokuya se encuentra Marugame Monzo, la meca del udon de Los Ángeles. Al igual que su vecino, Monzo ha revolucionado la escena del udon de Los Ángeles, aunque con un enfoque muy diferente.

El udon viene frío o caliente, tradicional o moderno. Los puristas se quedan con opciones simples como kake udon caliente con una ráfaga de gotas de tempura o el udon de carne más abundante con soja en rodajas finas y carne de res estofada con mirin. En un día frío, el udon de curry, aderezado con una rica salsa y cubierto con carne de cerdo o pollo, sabe a puro consuelo. Alternativamente, en el calor del verano, opta por una orden de udon zaru (frío) o delicioso ume shiso udon, donde los fideos fríos son notablemente tensos y masticables.

Una comida en Monzo no está completa sin probar la crema uni, una revelación sedosa y sabrosa que recuerda al mar, a la salsa que se adhiere a los resbaladizos fideos udon. Otra alternativa innovadora es la miso carbonara, repleta de salsa de huevo, queso y puerco. 

No importa cuál sea tu orden, purista o moderna, caliente o fría, la estrella siempre serán los versátiles, densos y deliciosos fideos.

Establecimientos de la vieja escuela

Kouraku

Con su versión actual desde 1986, Kouraku ha mantenido un encantador modelo y perspectiva de la vieja escuela, convirtiéndose en un fósil viviente del Little Tokyo. Antes de su fallecimiento en 2020, su propietario, Hiroshi Yamauchi, estaba decidido a mantener la identidad de Kouraku y la cocina de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, especialmente en medio del rápido desarrollo del Little Tokyo en la última década. El yо̄shoku (comida occidental al estilo japonés) de Kouraku te transporta al Japón Showa de la década de 1970, una era de negocios en auge, luces de neón y fiestas nocturnas baratas. 

Como cualquier gran comedor, el menú es completo. El curry es la comida más familiar: una mezcla de salsa especiada contra un acantilado de arroz blanco, cubierta con carne de cerdo, pollo, menchi katsu, bistec de Hamburgo o camarones fritos. El katsudon es a la vez crujiente y suave, muy caliente e increíblemente reconfortante. El katsu de cerdo se baña brevemente en una salsa de mirin de soja y un montón de cebollas antes de rociarlas con cintas de huevo.

Kouraku también ofrece su versión del omurice, un plato por excelencia para los comensales yо̄shoku, a través del tenshin chahan annkake: una tortilla suave de camarones envuelta sobre arroz frito con cerdo y rodeada por un foso de salsa clara. Si quieres una cena completa, asegúrate de ordenar una croqueta de papa y cerdo, karaage, gyoza o el mencionado chahan (arroz frito al estilo japonés). Los dos últimos tienen el intenso sabor caramelizado de la sartén de hierro fundido de una década de antigüedad en la que se cocinaron.

Suehiro

A dos puertas de Marugame Monzo se encuentra Suehiro, otro restaurante japonés atemporal. De propiedad familiar y con más de 50 años de antigüedad, la comida de Suehiro es perfecta para un banquete tranquilo con tus seres queridos más cercanos. No puedes evitar sentir el cariño del propietario de segunda generación de la familia Suzuki, Kenji, que continúa a cargo del negocio con orgullo. Al igual que Hiroshi Yamauchi de Kouraku, la familia Suzuki ha conservado la identidad de posguerra de Suehiro a través de su dedicación a la comida casera japonesa y japonesa-estadounidense.

En un restaurante especializado como Suehiro, cuanto menos exigente sea tu orden, más recompensas recibirás. Entre los platos de fideos puedes encontrar la trifecta de ramen, udon y soba, pero lo más atractivo aquí son las comidas caseras. Sana tu alma con un plato de estofado de ternera y arroz Hayashi, o tal vez un bistec de Hamburgo bien caliente con una rica salsa demi-glace o aligerado con daikon rallado y ponzu agrio. Los platos principales, como tempura mixto y cerdo o pollo katsu, hablan por sí solos. La cuidada preparación y la amorosa cocción brillan por su sencillez. El especial de la casa es un salteado marinado en miso con una proteína de tu elección, que no es del todo tradicional, pero sabe a comida casera. Los burbujeantes nabemonos (sopas y guisos calientes), como el sukiyaki a base de soja, son la máxima expresión de la comida casera japonesa. Si buscas algo más ligero, el caldo chazuke es ideal. Viene cubierto con tarako (huevas de bacalao) salino y unos delicados trozos de salmón; un sabor simple y fresco ideal para sentirse liviano el resto del día.

Tiendas de comestibles

Marukai

Marukai ofrece todo lo que podrías desear en un supermercado. Fundado en 1965 en Hawái, sigue siendo uno de los pocos mercados que se especializan en productos importados de Japón. Con su abundancia de alimentos y productos japoneses y estadounidenses, así como una variedad de productos hawaianos, se trata de una tienda integral que ofrece una enorme variedad de productos para el cliente moderno.

La sección de productos agrícolas ofrece una gran selección de verduras asiáticas frescas, como el pepino japonés, el daikon y los hongos shiitake locales. La sección de pescado incluye ikura reluciente y uni fresco. Los refrescos japoneses están en abundancia, incluidos los refrescos de melón verde esmeralda, latas de café con leche UCC y todas las variaciones de Calpico. Para el almuerzo, combina tu bebida con un katsu bento, rollos de tempura de camarones o un onigiri de salmón para un festín rápido y económico. Y hazte un favor y compra un dulce de arroz Botan o chocolate de macadamia Hawaiian Host para un refrigerio dulce.

Nijiya

Ubicada en un recodo de la plaza Japanese Village, la tienda de Suehiro es inconfundible gracias a su logotipo celeste de “arcoíris”, que pretende representar un puente entre Japón y Estados Unidos. El mercado funciona más como una tienda de comestibles especializada en productos japoneses. Los hallazgos únicos y deliciosos incluyen la mezcla Hawaii Kona de UCC, los tragos de verduras y frutas de Ito En (junto con sus tés verdes y de jazmín estándar) y el helado Maeda En, con sabores como té verde, mango, lichi, y el escurridizo y sofisticado adzuki. Entre los productos especiales, se incluyen Tokyo negi, un allium cuyo sabor se encuentra entre un puerro y una cebolleta, y los champiñones orgánicos alii (ostra real). Compra un paquete de miso orgánico prémium y un sushi chirashi preparado, y estarás a medio camino de una cena japonesa ligera y saludable.

Esta ubicación en particular de Nijiya (que es parte de una cadena de California y Hawái) también prioriza los alimentos precocinados de alta calidad, con variaciones de los clásicos del bento japonés, como el reluciente sushi nigiri, el onigiri fresco y el rico karaage bento de pollo.

Hora del refrigerio

Midori Matcha

El discreto Midori Matcha se especializa en matcha y hojicha con leche, refrescos y café. Todas las bebidas están hechas con matcha de grado ceremonial, perfectamente equilibrado y no demasiado dulce.

Un café con leche matcha clásico, hecho con tu elección de leche y nivel de dulzura, es lo mejor de la simplicidad. El agua de rosas floral del matcha latte complementa el matcha más terroso, especialmente cuando se completa con leche de avena y se cubre con pétalos de rosa triturados. Con sus estratos de color rosa, blanco y verde, el café con leche matcha de fresa es sorprendentemente llamativo y un toque más dulce que las otras bebidas, y sabe más a postre que a bebida. 

MILK+T

Las bebidas altas y brillantes de MILK+T son extremadamente fotogénicas, el refrigerio perfecto para una tarde calurosa o un postre nocturno. Con su origen como un camión de bebidas, la tienda de propiedad queer causó sensación con su modelo de autoservicio, donde los clientes preparaban sus propias bebidas totalmente personalizadas. Con sus frascos de vidrio estéticos y buena onda, el camión fue un gran éxito, lo que llevó a la apertura de la sucursal insignia de Little Tokyo.

Las bebidas lácteas, como el clásico té con leche y el té tailandés, son clásicos de siempre. Más opciones únicas incluyen el Honey Bear, una mezcla de té con leche verde y miel de flores silvestres, y el Piglet, una mezcla de leche de coco de color rosa pastel y jarabe de fresa casero. Opta por ofertas más afrutadas como el PMG, una mezcla de té verde de granada y mango, o Little Tokyo con pepino y sandía, si quieres opciones más ligeras.

Si se trata de antojos nocturnos, las bebidas premium de MILK+T son las preferidas. De apariencia imponente y con un toque encantador, Guilt Trip roza lo obsceno, una mezcla de leche con chocolate, caramelo y azúcar moreno coronada con una bola de helado. (Es mejor pedirla al 50 % de dulzura, por su intensidad). Para disfrutar una experiencia con clase, Feelin Salty es ideal; la sal marina equilibra el té con leche y caramelo de azúcar quemado y helado de vainilla. Todas las bebidas se sirven con acompañamientos opcionales, desde perlas de tapioca hasta aloe vera y jalea de hierba. Mezcla y combina como quieras: MILK+T con gusto te complacerá.

Crédito fotográfico: Ken Hilton en Unsplash