Cocina

Para Año Nuevo, organiza un brunch con panecillos y pollo frito

Vayamos al grano: en tu vida cotidiana, necesitas esta receta que no requiere amasar.

6 minutos de lectura
12/12/2023
CxBlog-DD-NYE-Biscuit-LEAD

*Este artículo incluye menciones de tiendas o marcas que son socias de DoorDash, y DoorDash puede recibir una comisión si eliges realizar una compra de estas tiendas o marcas.

Bienvenido a Make/Buy/Zhuzh, una serie en la que planeamos una cena con tres componentes: algo que preparas desde cero, algo que compras listo para consumir y algo con lo que complementas para finalizar.

Como panadera impaciente, nunca he sido una persona muy aficionada a hacer pan. Me encanta la idea, pero al cabo de un minuto, me canso de amasar (soy débil tanto física como mentalmente). Sin embargo, durante la última década de mi vida, para lo único que he hecho una excepción es para los panecillos caseros. No hay nada mejor que un carbohidrato esponjoso, mantecoso, hojaldrado, tierno y con muchas capas. O, al menos, eso pensaba hasta que comencé a hacer panecillos de mantequilla. 

¿Panecillos de mantequilla?, te preguntarás. Con el transcurso de los años, muchos bloggers han adaptado esta receta de Betty Crocker de la década de 1950, que también se conoce como “Butter Dip”, “Butter Swim” o “Butter Bath Biscuits”. Sea como sea que quieras llamarlos, la masa está literalmente bastante bañada en mantequilla derretida, lo que brinda a los panecillos un exterior sumamente caramelizado y crujiente, similar a la focaccia o a la pizza al estilo de Detroit, con una textura más elástica y deliciosamente esponjosa en su interior. La mantequilla penetra en cada grieta de los panecillos a medida que se enfrían, lo que significa que no tienes que agregar mantequilla adicional… pero adelante, agrega la cereza del postre si quieres.

Estos panecillos (simples o la versión de cheddar y cebolleta que perfeccioné) se han convertido en el plato principal de cualquier brunch o “brinner” (cena que consiste en comida que habitualmente se consume en el desayuno) que organizo. En el pasado, he invitado a amigos con anticipación y he organizado un brunch el día de Año Nuevo a última hora de la tarde. Preparo una gran torre de panecillos, compro un balde (o dos) de tiras de pollo y complemento con un frasco de miel, a la que agrego jalapeños en frasco para obtener una miel picante casera fácil. Es mi versión del mejor recurso contra la resaca. 

Dicho eso, estos panecillos son tan fáciles (se preparan en 5 minutos y se hornean en aproximadamente 30 minutos) que podrías hacerlos para un desayuno durante la semana. Si te inclinarás por la opción de la fiesta con panecillos y pollo frito, los panecillos de mantequilla pueden prepararse en el tiempo que tardas en recibir el pollo, y puedes agregar miel y colocar mermelada (y más mantequilla si te atreves) mientras los panecillos se hornean. Resulta que no tienes que jugártelo por el panecillo (estamos hablando de tu tiempo libre que con tanto esfuerzo te ganaste), ¡siempre y cuando esté bañado en mantequilla!

Prepara: panecillos de mantequilla con cheddar y cebolleta 

CxBlog-DD-NYE-Biscuit-Biscuit

Rinde 6 a 8 porciones

Ingredientes

  • 4 onzas de queso cheddar (de una horma)

  • 2½ tazas de harina común

  • 1 cucharada de polvo de hornear

  • 1 cucharada de azúcar granulada

  • ½ cucharadita de sal kosher

  • 2 tazas (o más) de suero de leche

  • Un pequeño manojo de cebolletas, cortadas en trozos gruesos de ½ pulgada, aproximadamente 2 cucharadas

  • 1 barra (½ taza) de mantequilla salada, derretida

Indicaciones

  1. Precalienta el horno a 425 °F. Engrasa una bandeja para horno de vidrio de 8x8 o 9x9 con aerosol antiadherente y reserva.

  2. Corta el queso cheddar en lonchas lo más delgadas posible y, luego, pícalo ligeramente tal como lo harías con el chocolate para las galletas con trozos de chocolate (¡se derretirá y formará focos de queso en los panecillos!). Reserva.

  3. Agrega la harina, el polvo de hornear, el azúcar y la sal kosher en un tazón grande (lo ideal es que sea de vidrio, ya que la masa se pega menos) y mezcla para incorporar. 

  4. Vierte el suero de leche y revuelve con una espátula de silicona hasta que la mezcla esté prácticamente uniforme (la viscosidad del suero de leche varía, por lo que es posible que debas agregar un toque más si el tuyo es de los más espesos). La masa será muy pegajosa y húmeda, pero no te preocupes, se horneará perfectamente. Solo asegúrate de no mezclar ni amasar demasiado la masa. Solo debe unirse para que no haya harina visible y que todo sea una bola de masa homogénea. En las últimas amasadas, mezcla el cheddar y las cebolletas.

  5. Vierte la mantequilla derretida en la parte inferior de la bandeja para hornear preparada (pero no omitas el paso del engrasado porque los panecillos absorberán la mantequilla) y luego coloca la masa, con la ayuda de una espátula, en la piscina de mantequilla. Extiéndela con cuidado lo más cerca posible de los bordes (comenzará a subir un poco de mantequilla hacia la parte superior) y luego corta dos líneas horizontales en la masa y dos verticales, aproximadamente hasta la mitad de su profundidad, para tener nueve panecillos cortados previamente. Eso ayudará a hacer cortes parejos cuando ya se hayan terminado de hornear, pero también puedes cortarlos más pequeños después de que estén listos.

  6. Hornea durante 25 a 30 minutos o hasta que estén dorados e inflados de forma pareja. Se desinflarán cuando los retires del horno, pero admira los recovecos, grietas y focos de queso después de que salgan del horno. 

  7. Deja que los panecillos reposen en la asadera sobre la estufa durante, al menos, 5 a 10 minutos para que la mantequilla se pueda absorber; luego, corta en nueve (o más) trozos y sirve. Guarda las sobras en un recipiente hermético a temperatura ambiente por hasta cuatro días.

Compra: tu pollo frito favorito

CxBlog-DD-NYE-Biscuit-Chicken

Yo prefiero tiras de pollo porque puedes usarlas para hacer sándwiches con los panecillos sin preocuparte por morder un hueso, pero tener un panecillo en una mano y un muslo en la otra también es fantástico. 

Si tuviera que clasificar las tiras de pollo fritas, las de Jollibee encabezarían la lista (si tienes la suerte de vivir cerca de una de sus sucursales), seguidas por las de Popeye’s y KFC. Si puedes conseguir pollo frito coreano, especialmente al estilo con soja y ajo, adelante. Esa textura crujiente intensa debido a que se fríen dos veces suena como ángeles cantando, y el tierno, casi masticable (un amigo lo comparaba con el kugel), panecillo lo complementa a la perfección.

Complementa: miel picante casera

CxBlog-DD-NYE-Biscuit-Honey

¿Buscas algo picante? ¡Prepara tu propia miel picante! Haz lo siguiente: escurre un frasco de 12 onzas de jalapeños encurtidos en rodajas sobre un tazón para que puedas reservar la salmuera. Vierte 16 onzas de tu miel favorita en una cacerola pequeña y agrega los jalapeños escurridos. Lleva la mezcla a hervor y deja cocinar durante 5 minutos. 

Cuela los jalapeños y deja que se enfríen antes de volver a agregarlos a la salmuera (en su frasco original) para tener algunos pimientos dulces y picantes para sándwiches, ensaladas, nachos y más (o déjalos más tiempo para obtener una miel más picante). De cualquiera de las dos formas, deja que la miel se enfríe a temperatura ambiente antes de almacenarla en un recipiente o frasco hermético en el refrigerador por hasta dos semanas. También puedes conseguir pequeños frascos de miel (puntos adicionales si tienen forma de osito) y embotellar las sobras para los asistentes a tu fiesta.

¿Buscas más ideas para Año Nuevo? ¡Echa un vistazo a este menú de brunch!

CRÉDITO DE LA FOTO:

  • Fotografía: Paul Quitoriano

  • Estilismo de la comida: César Aldrete

  • Dirección de arte: Sarah Ceniceros Gómez