Cocina

Un menú festivo (¡pero fácil!) para invitados navideños improvisados

El ponche no puede faltar.

5 minutos de lectura
7/12/2023
CxBlog-DD-Guests-LEAD

*Este artículo incluye menciones de tiendas o marcas que son socias de DoorDash, y DoorDash puede recibir una comisión si eliges realizar una compra de estas tiendas o marcas.

Te damos la bienvenida a Make/Buy/Zhuzh, una serie en la que planeamos una cena con tres componentes: algo que preparas desde cero, algo que compras listo para consumir y algo con lo que complementas para finalizar.

Al igual que la resistencia del ponche de huevo, las reuniones improvisadas con familiares, amigos y vecinos son solo parte de las fiestas. Esta temporada atrae gente a tu puerta más que cualquier otra. Recientemente, he abrazado estos momentos de espontaneidad y aprendí a entrar en acción cada vez que la gente me visita sin avisar y con hambre. 

Con el enfoque de Make/Buy/Zhuzh (Prepara/compra/complementa), es fácil preparar un untable de último momento que sea un poco más impresionante que solo queso y galletas saladas. Para garantizar que todos se sientan bien recibidos y bien alimentados, mi plan favorito incluye un ponche navideño gaseoso y afrutado combinado con dos aperitivos que le encantarán al público.

Prepara: ponche navideño

CxBlog-DD-Guests-Punch

Cuando los invitados cruzan la puerta en esta época del año, me gusta ofrecerles una taza de alegría. Y mezclar esta solo toma un par de minutos. La receta, nacida de mi amor por la cerveza de jengibre y el dinámico dúo navideño de arándano y naranja, tiene notas agrias y dulces, con un cálido toque de jengibre añadido.

  • 2 tazas de jugo de arándano

  • 1 taza de cerveza de jengibre

  • 1 taza de jugo de naranja sin pulpa

  • 1 taza de vodka

  • 1 taza de arándanos congelados

Combina el jugo de arándanos (asegúrate de que sea jugo 100 % de arándanos y no un cóctel de arándanos, que es demasiado dulce), la cerveza de jengibre, el jugo de naranja, el vodka y arándanos congelados en una ponchera grande y revuelve.

Sírvelo en vasos para tomarlo inmediatamente; no necesitas hielo, ya que usaste arándanos congelados. Esta receta sirve para cuatro personas y se puede ampliar fácilmente si es necesario. ¿Tienes invitados que no beben? Omite el vodka. 

Compra: ravioles tostados

CxBlog-DD-Guests-Ravioli

Los ravioles tostados, que considero el primo sofisticado de los palitos de mozzarella, siempre son un gran éxito. Para los principiantes, son ravioles empanizados y fritos, un invento de St. Louis que se abrió paso en los pasillos de los congeladores de todo el país. Soy fanático de los ravioles tostados de cuatro quesos de Louisa, pero también puedes encontrarlos rellenos con todo tipo de rellenos salados, como carne de res sazonada o macarrones con queso. Para preparar ravioles tostados, simplemente mételos en el horno o en la freidora, y cocínalos según las instrucciones del paquete, generalmente de 8 a 10 minutos en el horno y de 5 a 7 minutos en la freidora. Sírvelos con tu salsa marinara favorita: la mía es la de Rao. Si tus invitados pueden soportar un poco de picante, la salsa arrabbiata de Rao, que es básicamente marinara con hojuelas de pimiento rojo, es la mejor opción. 

Complementa: cóctel de albóndigas

CxBlog-DD-Guests-Meatballs

Todo lo que necesitas es una bolsa de albóndigas congeladas, salsa de chile y gelatina de uva para preparar este aperitivo navideño de la vieja escuela. Aprendí esta receta de mi abuela, quien organizaba una gran fiesta cada temporada navideña para su gran familia alemana y pasaba semanas preparando docenas de aperitivos, guisos y galletas desde cero. De todas las cosas que hacía, estas albóndigas siempre eran las primeras en desaparecer de la mesa de aperitivos.

Toma una bolsa de 32 onzas de cualquier albóndiga congelada que tengas en el congelador (albóndigas de res, de cerdo, estilo italiano, de pavo y veganas son opciones aceptables) y agrégalas a una cacerola grande a fuego medio-bajo. Agrega una botella de 12 onzas de salsa de chile Heinz y un frasco de 12 onzas de gelatina de uva (a mí me gusta la de Bonne Maman) y revuelve. Tapa y cocina a fuego lento, revolviendo ocasionalmente para evitar que la salsa se queme, durante unos 20 minutos o hasta que las albóndigas estén completamente calientes. Sirve con palillos para lograr un efecto retro.

¿Te sientes festivo? ¿Quieres organizar una fiesta navideña? ¡Aprende a organizar una fiesta de decoración de árboles o con bolas de queso!

CRÉDITO DE LA FOTO:

  • Fotografía: Paul Quitoriano

  • Estilismo de la comida: Lena Abraham

  • Dirección de arte: Sarah Ceniceros Gómez